Chappell había viajado a Sudáfrica para colaborar con la lucha contra los cazadores furtivos. Nunca imaginó que su defensa de los animales la llevaría a la muerte. Estaba visitando el Lion Park de Johannesburgo cuando una leona la alcanzó saltando a través de la ventana de su vehículo, que estaba abierta. Otra pasajera que iba en el mismo auto fue gravemente herida, mientras que Chappell murió desangrada. Según el guía que las acompañaba, Pierre Potgeier, quien además sufrió un ataque cardíaco luego del episodio y permanece en cuidados intensivos, los empleados del parque se negaron a pedir ayuda urgente y la ambulancia llegó cuando era “demasiado tarde”.

Según las investigaciones oficiales, el vehículo “se detuvo para observar una manada de leones”. Katherine se asomó por la ventana para sacar fotos, “pese a los múltiples signos y advertencias verbales de que eso estaba prohibido en el parque”. Fue entonces que una leona la atacó, y las heridas fueron letales.

 

 

 

Fuente: lanacion

Anuncios