Netflix sigue incursionado más y más en el mundo del entretenimiento para sus espectadores, aunque las series siguen siendo su fuerte y principal atractivo, Netflix apuesta nuevamente a grandes producciones digiridas a la pantalla chica y ese es el caso de ‘Sand Castle’, un drama bélico basado en hechos reales liderado por Nicholas Hoult y Henry Cavill.

La cinta se encuentra dirigida por Fernando Coimbra, el guión es realizado por Chris Roessner y en su reparto además de Henry Cavill y Nicholas Hoult cuenta con Glen Powell, Tommy Flanagan, Logan Marshall-Green, Beau Knapp, Sam Spruell, Neil Brown Jr., Osy Ikhile, Navid Negahban, Sammy Sheik, Gonzalo Menendez, Sope Dirisu, Parker Sawyers, Nabil Elouahabi.

Sand Castle se encuentra basada en los hechos reales de Irak en el 2003, donde un joven soldado Matt Ocre, se encuentra en una batalla ideológica y moral que lo hace cuestionar su presencia dentro del ejército americano, del cual no se sentía parte, este es el papel que recae sobre los hombros de Nicholas Hoult, quién es el protagonista de la cinta y no Henry Cavill como muchos sitios y críticos han querido enfatizar, pero de su papel hablare más adelante. 

Cuando das por sentada la trama del militar que no encaja en la guerra, comienzan otra subtrama donde los soldados son asignados a una misión para restablecer el agua potable en una ciudad Baqubah, que habían atacado y que aún no estaba controlada por las tropas americanas, una misión suicida pero con un ‘enemigo invisible’ (nunca realmente se establece quien los ataca). 

En esa ciudad donde deben realizar la misión se encuentra Henry Cavill en su papel de Capitán Syverson, un militar de las fuerzas especiales asentado Baqubah, a decir verdad su papel es convincente, el porte, el aspecto, la voz y su innegable atractivo, sin embargo su participación en la película es demasiado corta o significativa como para analizarla, por lo que no entiendo titulares que dicen ‘la película de Henry Cavill” “El nuevo protagónico de Henry Cavill”, cuando de verdad todo el crédito se lo lleva Nicholas Hoult.

Luego de que se van desarrollando un sin fin de escenas bélicas aceptables para ese formato de película y que le dan a la cinta un toque crítico a las situaciones de guerra, te involcran en las relaciones de los personajes de una forma dispersa que termina dejando demasiadas interrogantes, como por ejemplo la relación entre los soldados Enzo y Burton en la que hacen el despliegue de una hermandad única que queda en el aire. 

‘Sand Castle’ supongo tuvo una idea inicial muy buena, pero en el camino se pusieron creativos, tanto que terminaron mezclando quizás demasiado las cosas y dejaron una película que transcurre lenta, dispareja, con actuaciones aceptables y con un final bastante flojo. Yo la califique con un 5/10, no es una súper producción pero quizás para algunos valga el tiempo para verla. 

Albanis 🙂 

Anuncios