Ayer termino la espera por la continuación de la segunda temporada de Shadowhunters, en la plataforma de Freeform se estrenó el capítulo titulado ‘Mea Maxima Culpa’.

**Spoiler Alert**

Después del último capítulo muchos fueron los acontecimientos que quedaron por desarrollarse en este nuevo capítulo, ¿quien se llevó la espada mortal?, ¿Cuándo le dirá Jace a Clary que no es su hermana?, ¿cómo será la vida de Simon luego de convertirse en un vampiro diurno?, ¿Están los Subterráneos en rebelión?.

El capítulo se desarrolló luego de que los Shadowhunters finalmente pusieran a Valentine a las ordenes de la no muy confliable clave, quienes han enviado Imogen Herondale, para inspeccionar la detención de Valentine, obtener información sobre el paradero de la Copa Mortal y vigilar a los Shadowhunters del Instituto. 

Simon y Clary parecen estar viviendo un amor de novela, más unidos que nunca, sin embargo está por verse como seguirá todo, ya que no solo Clary se entera de que Jace no es su hermano después de todo, sino también Simon enfrenta las sospecha que a levantado el haberse convertido en un vampiro diurno, cosa que al parecer puede resultarle todo un problema en el Shadow World.

Izzy sigue luchando con su adicción al veneno de vampiro, el cual la tiene debilitada y enferma, lo que la lleva a ponerse incluso en peligro luego de pedirle veneno a Raphael y este se negara por preocuparse por ella. En su afán de controlar los síntomas de su adicción entra en una guarida vampiro, donde se enfrenta a un peligro del cuál hablaré más adelante, y es rescatada por un Shadowhunter misterioso, el esperado y muy anunciado ‘Sebastian’, un Shadowhunter del instituto de Londres con intenciones muy oscuras (los seguidores de los libros deben saber muy bien de quien se trata), sin embargo ayuda a Izzy a reponerse para ganarse su confianza. 

 Un pequeño momento de nuestra pareja favorita de la serie Malec, donde en casa de Magnus, Raphael trata de advertir a Alec de la condición de Izzy y quienes posteriormente creen que ha sido raptada por un demonio mayor que ha estado azotando a la ciudad. 

Y ese demonio mayor creo que ha sido lo más relevante de este capítulo, un príncipe del infierno ‘Azazel’ quien ha estado matando personas en busca de la copa mortal, tratando de concretar quizás un retorcido plan que nuestros Shadowhunters tendrán que derrumbar esta temporada. 

Alec, Jace, y Clary siguiendo una idea dada por Valentine para recuperar a Izzy, piden ayuda a Magnus para convocar a este demonio y ofrecerle a Valentine ( que se supone es el único sabe dónde está la copa mortal) a cambio de Isabelle. Pero luego de convocar a Azazel todo fue de mal en peor pues Magnus no pudo contenerlo con su magia, Clary no pudo usar las runas en su contra y este logró afectar a los Shadowhunters, sin embargo para sorpresa de ellos Jace pudo activar una runa sin necesidad de su estela, pero Azazel pudo escapar no sin antes lograr cambiar de cuerpos a Valentine y Magnus. 

De verdad que este episodio estuvo muy a la altura de lo prometido, la serie cada vez va mejorando más y más, las actuaciones han evolucionado a un mil por cierto y rápidamente se ha convertido en una de las series con más seguidores actualmente. En lo personal la comencé a ver con mucha reserva, ciertas actuaciones como la Katherine Mcnamara no me lograban convencer del todo, pero todo a ido de menos a más muy rápidamente y estoy realmente enganchada con la trama de la serie y sus personajes. 

Anuncios