Lo primero que tengo que destacar al hablar de esta película es que una vez mas queda demostrado la calidad pero sobre todo experiencia que tiene HBO al momento de realizar películas originales, a diferencia de Netflix por ejemplo, que en mi opinión personal puede estar teniendo exitos con sus producciones originales pero aun le falta mucho que aprender a nivel cinematrografico.

HBO nos presenta esta película biográfica bajo la dirección de Barry Levinson, que trata sobre la historia íntima y personal detrás de la estafa mas grande del mundo realizada por una persona en solitario. Bernie Madoff, para algunos un estratega para otros un vulgar delicuente, fue quien llevo a cabo el mayor fraude de la historia financiera, estafando a montones de personas bajo el conocido esquema Ponzi, recabando durante años de forma ilícita más de 50.000 millones de dólares de Bancos, Inversionistas y ahorros de toda una vida de particulares.

En el papel de Bernie Madoff nos encontramos a un sublime e impecable Robert De Niro y a Michelle Pfeiffer como Ruth, la esposa de Madoff, quienes realmente se llevan con sus interpretaciones todos los buenos créditos de esta pelicula, derrochan experiencia, elegancia y un excelente manejo de sus personajes.

Una historia narrada en saltos de tiempos continuos que nos sumergen en una propuesta que no es ni original, ni nueva pero si muy profunda y reflexiva, que nos muestra el lado oscuro de Wall Street, dónde la avaricia, la codicia y el deseo de poder, pueden llevarte a perder todo incluso a tu propia familia.

No sé mucho sobre inversiones, bolsas de valores o de Wall Street en general pero creo que el peor castigo de Madoff, no fueron ni los años de cárcel, ni la retención de sus bienes y los de su familia, para indemnizar a sus víctimas, fue sin duda vivir en carne propia las consecuencias que sus actos trajeron a sus hijos y esposa, quienes pasaron de tenerlo todo, a no tener nada de la noche a la mañana y darse cuenta que esa persona a la cual admiraban los había engañado durante tantos años.

Para mí una historia realmente impactante y triste que te lleva inmediatamente a buscar en Google sobre Bernie Madoff, quién aun se encuentra cumpliendo su condena de 150 años en la cárcel, luchando con sus propios demonios, la muerte de sus dos hijos a consecuencia de sus actos y el abandono de la única persona con la que contaba en el mundo, su esposa Ruth.

La película pudo ser mucho más corta y generar el mismo impacto. De momentos confunde entre glorificar o satanizar al personaje principal de la historia, más aún cuando es interpretado por alguien como Robert de Niro, que en sus papeles suele lograr una conexión y empatía con el público. Pero en definitiva esta propuesta deja en claro el lema de HBO “no es television, es HBO”.

Anuncios